10 consejos clave para que los emprendedores millennials den el gran salto

Según el Monitor Global de Emprendimientos (GEM, por sus siglas en inglés), Argentina tiene la tasa de generación de emprendimientos más alta de la región, que también se destaca a nivel global. Julián D´Angelo, coordinador del Centro Nacional de Responsabilidad Social Empresarial y Capital Social de la Universidad de Buenos Aires, destaca que, en nuestro país, más del 60% del empleo es Pyme.

“Hoy en día, la gran empresa, esa generadora de trabajo del siglo XX, multinacional integrada verticalmente, no existe más. El futuro en este sentido está en las empresas pequeñas y, dentro de estas, aparecen como una tipología particular los emprendimientos”, señala el experto. “Está claro que los millenials desconfían de un trabajo para toda la vida. Por un lado, porque la empresa fue generando eso a partir de la década del ´90; el neoliberalismo, con el desmantelamiento del Estado Benefactor. Por otro lado, porque el propio empleado no quiere trabajar más de dos, tres o cuatro años en la misma empresa, sea porque esta se reconvirtió o por el perfil que traen las nuevas generaciones, que cada vez más estudian para generar el propio emprendimiento”, explica.

Guido Sirna, Michel Schwartz y Patricio Mosse son emprendedores sub 30 que, como muchos otros jóvenes pertenecientes a la llamada Generación Y, afrontaron el desafío de formar su propia compañía.  Ellos están convencidos de que la actual proliferación de startups está revolucionando la economía y el mercado laboral. “Antes, el costo de empezar una empresa era muy alto, pero hoy existen un montón de instrumentos de fondos de inversión y de dinero, se destina parte de la economía a fomentar el emprendedorismo”, dice Sirna, de 26 años. Schwartz subraya la importancia de este cambio, en el que los jóvenes tienen opciones más allá de las grandes corporaciones para desarrollarse profesionalmente: “Se puede generar, desde un lugar muy chico, con un equipo muy chico, un impacto muy grande”.

 

Michel Schwartz, Guido Sirna y Patricio Mosse son los fundadores de Wifers

Michel Schwartz, Guido Sirna y Patricio Mosse son los fundadores de Wifers

 

La experiencia de estos jóvenes emprendedores puede extrapolarse a la de cualquier persona que esté pensando en comenzar su propio camino para trabajar de forma independiente. De ella se desprenden 10 claves importantes para tener en cuenta a la hora de encarar un proyecto profesional:

 

  • APOYARSE EN UN EQUIPO INTERDISCIPLINARIO Y DIVERSO

“Las ideas pueden ser increíbles, pero lo importante es el equipo”, señala Michel y Guido agrega: “Es un soporte emocional muy importante cuando las cosas están difíciles, son los primeros en los que uno se va a apoyar”. Lo principal es que sea bueno, funcione bien y esté unido. Ambos destacan la interdisciplinariedad y celebran el movimiento actual de chicas que empiezan a acercarse a la tecnología, tendencia que esperan siga creciendo. El equipo de Wifers está compuesto por ocho personas -hombres y mujeres-, diversidad que aporta diferentes visiones y perspectivas.

  • ASUMIR EL RIESGO Y TENER TOLERANCIA A LAS SITUACIONES DIFÍCILES

Emprender es arriesgar y es normal que eso asuste. Para Guido, hay que tener una tolerancia muy alta al riesgo, al miedo e, incluso, al fracaso: “Uno está acostumbrado a charlas de emprendedores a los que les fue muy bien, pero la realidad es que son muy pocos casos y, atrás de todo, hay también una historia de intentos que no fueron tan bien o de muchos sacrificios”. Explica que un emprendedor tiene que tener mucho estómago para superar situaciones difíciles, tanto por la incertidumbre económica, con el equipo, con los socios o con uno mismo.

“No es fácil emprender, al principio uno se llena de preguntas, está a la deriva. Hay mucho sacrificio, cosas que a veces no se ven, pero también es muy gratificante empezar a crear cosas desde la nada, caminar en una experiencia y en un mundo que uno no conoce hasta que está”, aclara Michel.

  • LA MOTIVACIÓN PERSONAL ES EL MOTOR QUE MUEVE TODO

Según Michel, en el momento en que uno toma la decisión, tiene que pisar el acelerador, es cuando entra la motivación y el único que puede hacerlo es uno mismo. “Encontrar qué es lo que te incentiva todos los días cuando te despertás es la clave que te da la posibilidad de decir ‘me lanzo, lo hago, dejo de perder ese miedo a lo que no sé y lo que va a venir‘. Te vas autoconvenciendo de que lo podés hacer, que estás capacitado. No hay que tener miedo y hay que ser caradura, porque hay cosas que las tiene que conseguir uno”. Define emprender como “animarse a hacer algo por uno mismo y empezar a generar algo propio”.

  • EMPRENDER ES UN ARTE

Para Guido, el emprendedor es como un artista, “uno se sienta al piano a improvisar y no sabe muy bien cómo va a salir, pero le gusta tocar y lo disfruta”. Michel retoma y amplía la metáfora: “De a poco va tomando ritmo, uno que generaste de la nada, de una  hoja en blanco. Arrancás una hoja en blanco, empezás a dibujar y te das cuenta que queda lindo, ‘no quedó tan mal como yo pensaba‘ ”.

  • NO HAY QUE TENER MIEDO DE PREGUNTAR

“Cuando uno siente que las cosas no están bien, tiene que preguntar, pedir ayuda. Lo mejor que puede hacer es abrirse, no encerrarse”, recomienda Michel. Explica que si no se comparten las ideas, no pueden llevarse a cabo, mientras que las personas que son de confianza o referentes pueden aportar una visión distinta a la situación.

 

michel-y-guido_wifers_monamonamour

Michel y Guido trabajando en Diseño Bar

 

  • HAY QUE OCUPARSE SIN PREOCUPARSE

Si uno se propone llegar a un punto, tarde o temprano llega. Lo importante es no gastar energías en la preocupación,  anticipando un fracaso, situación  muy común cuando se  está arrancando un proyecto y que termina siendo una piedra en el camino.

  • ADAPTARSE AL CAMBIO

En un contexto de incertidumbre económica, con un mercado que se mueve muy rápido, una competencia que también lo hace y que cada vez es mayor, Guido aconseja no tener miedo al cambio: “A veces uno se enamora de la idea con la que empezó y le cuesta entender que  no funcionó tal como se la imaginó y hay que cambiarla. En el mundo de las startups es muy común hablar de pivots, empresas que empiezan a hacer una cosa y en el camino se dan cuenta de que hay una oportunidad diferente y pivotean su rumbo: hacen otra cosa a tiempo y se salvan. Esa es la flexibilidad que deben tener los emprendedores”.

  • COMPRENDER EL MERCADO PARA SALIR EN EL MOMENTO INDICADO

Michel enfatiza que, a veces, con la tecnología se tienen ideas muy innovadoras e importantes,  pero se falla en el momento en que se proponen porque la sociedad no está preparada. “Hay que salir en el momento indicado, en el mercado indicado, cuando hay una demanda”, dice.

  • FOCALIZAR EN CREAR VALOR SIN ATARSE A COSTOS FIJOS

Schwartz  y Sirna están de acuerdo en que hoy en día no es estrictamente necesario alquilar una oficina. “Yo creo mucho en los equipos distribuidos, si están bien coordinados y son buenos, pueden funcionar muy bien y pueden hacer que empresas que están empezando no entren de arranque en costos operativos fijos”, dice Guido. Los espacios de reunión pueden ser una casa, un bar o un espacio de coworking y permiten que el emprendedor esté enfocado en la generación de valor, no en cuestiones del mantenimiento de la oficina, por ejemplo.

 

There is no finish line. So love the journey. #gowifers #startuplife #lifestyle

Una foto publicada por Wifers (@gowifers) el

Las oficinas no son condición necesaria para tener un buen equipo de trabajo

 

  • RELACIONARSE CON OTROS EMPRENDEDORES

“Los entornos de equipo en espacios que no son oficinas permiten vincularte con nuevas áreas y con otras personas que quizás son complementarias para tu negocio. La oficina de alguna manera te aísla, en cambio, podés generar una sinergia y una dinámica mucho más potente para proyectar o impulsar proyectos que están arrancando en estos nuevos espacios de trabajo”, finaliza Michel.

 

——————————————————————————————————————————————————————–

 

Guido, Michel y Patricio se conocieron en las charlas de Hi Labs, una comunidad cofundada por Sirna junto a otros emprendedores, que brinda capacitaciones y es incubadora de nuevos negocios. Hace un año, los tres desarrollaron Wifers, una plataforma que promete democratizar el big data, permitiendo a comercios y a marcas generar un vínculo directo con su público a través del Wi-Fi. Actualmente forman un equipo diverso de ocho personas que trabaja de forma distribuida, es decir, sin un único espacio de trabajo.

 

 

En un contexto de conectividad permanente, en el que el celular superó a las PC´s en el tráfico de internet, los negocios pueden ofrecer conexión Wi-Fi gratuita a sus clientes, quienes se loguean con su red social preferida y, de esta manera, las marcas pueden conocer sus preferencias para ofrecerles una mejor experiencia. “Estamos abriendo un canal de comunicación a través de Wi-Fi, haciendo visible información que hasta el momento estaba invisible”, explica Guido Sirna. “La presentamos de una  forma súper dinámica y fácil para que la marca pueda, por ejemplo, comunicar algo de una mejor forma, generar una estrategia para una fecha puntual o entender qué pasa con la gente que está en su comercio”, agrega Michel Schwartz.

¿Cómo funciona Wifers?

 

Respecto a la predisposición de los clientes a brindar sus datos, explican que quienes están en la franja de los 18 a 35 años están más habituados a utilizar este tipo de tecnologías, entienden que es un beneficio mutuo en que las dos partes reciben algo a cambio de lo que dan. De todos modos, destacan que el espectro etario que accede al servicio es muy amplio, incluso gente mayor de 60 años.

 

 

Realización integral: Flavia Diaz

Author: Flavia Diaz

Compartir